El Mercurio: Vecinos del Barrio Yungay se proponen restaurar las casas de Luciano Kulczewski

http://diario.elmercurio.com/Fotos/2011/06/05/Cultura@1_GUR1OFE5E_1_15722179_3.jpg

Salvador Jorquera (29) , dueño de una casa de Kulczewski. Al fondo, José Osorio, Alicia Délano, Francisco Quispetera, Natalia Aburto y Alejandro Cabrera. Los dos últimos son alumnos de la Escuela Taller, tal como Délano.

De la comunidad nació la Escuela Taller "Fermín Vivaceta", que ya ha recuperado cinco edificaciones del sector. Ahora miran los inmuebles patrimoniales que diseñó el connotado arquitecto en calle Catedral. 

Romina de la Sotta Donoso
El Mercurio / www.emol.com
5 de Junio de 2011

 

El Barrio Yungay sigue en la vanguardia del patrimonio. En 2009, los vecinos lograron que se declarara Zona Típica, y hoy continúan rescatando su acervo. "La declaratoria no implica recursos. Por eso definimos nosotros mismos nuestro plan de gestión, a partir de una asamblea a la que asistieron 150 vecinos", asegura el ingeniero y gestor cultural José Osorio, cabecilla de la campaña ante el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN). Entonces decidieron "desarrollar una escuela taller para capacitar a la gente en oficios que permitieran recuperar el patrimonio construido. Tal como existen en todas las ciudades de Latinoamérica, menos en Chile", explica.


La necesidad se volvió apremiante cuando el terremoto afectó decenas de inmuebles del barrio. Postularon a un Fondart, y lo ganaron. Sumaron aportes de la Municipalidad de Santiago, y el Museo de Arte Contemporáneo de Quinta Normal les cedió espacio para instalar la Escuela Taller de Artes y Oficios "Fermín Vivaceta".

 

 

 http://diario.elmercurio.com/Fotos/2011/06/05/Cultura@1_GUR1OFE5E_1_15722184_3.jpg

Intervención de la primera promoción de la escuela en Cité Las Palmas (Matucana 522).

"El año pasado formamos a 84 personas y recuperamos cinco inmuebles en el Barrio Yungay. Les pedimos a los vecinos que colaboraran con materiales, y nosotros pusimos la mano de obra. Estaban felices, porque los subsidios de reconstrucción patrimonial se han concentrado en las regiones VI, VII y VIII. Además, las constructoras no trabajan con adobe. No saben o no les conviene económicamente", comenta Osorio, quien coordina la escuela.


En la actualidad se está formando la segunda promoción de la Escuela Taller. "No contamos con financiamiento público, así que tuvimos que cobrar un arancel ($40 mil)". El 80% de los alumnos son arquitectos o estudiantes de esa carrera. Las clases se estructuran en cinco módulos. El primero es teórico, y entre los docentes están Jorge Atria y Ángel Cabezas. Los demás abordan carpintería, electricidad, yeso y tierra. Este último se desarrolló durante mayo, y estuvo a cargo del peruano Francisco Quispetera, profesor de la Escuela Taller de Lima, quien destaca la cantidad de arquitectos del curso. "Queremos transferir a Lima el trabajo con la comunidad que han logrado en Chile", dice, impresionado por la vocación de un barrio.

Huella de Kulczewski

La segunda promoción de la Escuela Taller tiene un empeño singular: restaurar seis casas diseñadas por el connotado arquitecto de ascendencia polaco-francesa Luciano Kulczewski (1896-1972), que se emplazan en el corazón del Barrio Yungay. "Nos impactó su estado. Los muros rayados y con mucho moho, la pintura deteriorada y algunas puertas rotas", afirma Alicia Délano, profesora de castellano y voluntaria del Museo Histórico Nacional.

La intervención entre los números 2851 y 2867 de Catedral deberá ser aprobada por el CMN. Pero ya han hablado con dos de los tres propietarios, y están de acuerdo. "Queremos pedirles a los vecinos que colaboren con la reposición de vidrios y con pintura para las puertas y ventanas. El trabajo lo haremos nosotros, pero estamos gestionando recursos para eliminar los hongos", comenta Délano.

Uno de los propietarios que se entusiasmaron fue Salvador Jorquera. Sus abuelos llegaron hace 35 años al sector. "Hicieron lo que siempre ha hecho mi familia, que es vivir abajo y arrendar el segundo piso. Yo hice lo mismo hasta el terremoto, pero como hubo daños interiores, les dije a los arrendatarios que se fueran, pues estaban en riesgo". Hace más de un año postuló a un subsidio de reconstrucción, y aún no tiene respuesta definitiva: "Me imagino que hay muchos en esta situación, que no saben cómo conservar este patrimonio".

 

 

http://diario.elmercurio.com/Fotos/2011/06/05/Cultura@1_GUR1OFE5E_1_15722180_3.jpg

Francisco Quispetera capacita en el trabajo con adobe a los alumnos de la Escuela Taller de Artes y Oficios "Fermín Vivaceta".

La primera vez que supo de su valor real fue gracias a Alberto Fuguet. "Siempre venían estudiantes y alguno que otro turista a sacarle fotos a la fachada, y me parecía curioso. Pero él me dijo que la casa era de un arquitecto de culto, que lo habían mandado a hacer una solución habitacional que consistía en 50 casas, y que se dio la maña, y las 50 las hizo todas distintas. Lo encontré genial".

Dice que el interés de los alumnos de la Escuela Taller "Fermín Vivaceta" le cayó del cielo. Él, que vive con su abuela y que estudia en la Usach, pondrá de su parte: "Como no estoy arrendando, podría darles almuerzo, quizás incluso arrendarles un andamio".

Pero el lucro no es la tónica de Yungay. "Los vecinos que no tengan recursos pueden hacer un canje, sumándose al trabajo. Lo importante es recuperar las casas del barrio", expresa José Osorio.

 

 

********************

"Totalmente en contra de la proletarización del hombre común" se declaraba Luciano Kulczewski. "Eso -decía- me llevó a hacer todas esas poblaciones con casas distintas unas de otras, pero dentro de una semejanza común".

"Kulczewski logró plasmar una arquitectura con identidad nacional. Es uno de nuestros arquitectos más prolíficos; desarrolló varios estilos antagónicos, desde el neomedievalista al Art Nouveau, el Art Déco y el neoclasicismo francés. Todos, con una gran calidad arquitectónica", sentencia Christian Matzner, arquitecto del CMN. "Además, tuvo una profunda vocación social: construyó muchos conjuntos poblacionales adscritos a la Ley de Edificación Barata, logrando que cada casa tuviera una identidad propia". Y agrega: "Es muy valioso que la comunidad haya establecido una escuela para recuperar las artes y oficios que ya no existen".

Otras obras de Kulczewski son la Villa "Los Castaños" (Independencia), la Población Militar "Leopoldo Urrutia" (Ñuñoa) y la Población "Keller" (Providencia), además del Colegio de Arquitectos. Todos son Monumentos Nacionales.
 Identidad Chilena"Totalmente en contra de la proletarización del hombre común" se declaraba Luciano Kulczewski. "Eso -decía- me llevó a hacer todas esas poblaciones con casas distintas unas de otras, pero dentro de una semejanza común".

"Kulczewski logró plasmar una arquitectura con identidad nacional. Es uno de nuestros arquitectos más prolíficos; desarrolló varios estilos antagónicos, desde el neomedievalista al Art Nouveau, el Art Déco y el neoclasicismo francés.

Todos, con una gran calidad arquitectónica", sentencia Christian Matzner, arquitecto del CMN. "Además, tuvo una profunda vocación social: construyó muchos conjuntos poblacionales adscritos a la Ley de Edificación Barata, logrando que cada casa tuviera una identidad propia". Y agrega: "Es muy valioso que la comunidad haya establecido una escuela para recuperar las artes y oficios que ya no existen".
Otras obras de Kulczewski son la Villa "Los Castaños" (Independencia), la Población Militar "Leopoldo Urrutia" (Ñuñoa) y la Población "Keller" (Providencia), además del Colegio de Arquitectos. Todos son Monumentos Nacionales.